La Ruta de la Sed.

En la deriva, con la garganta seca, y el corazón también, vaga buscando calma para su sed. Mira al horizonte, demasiado lejos para darse cuenta de que va montada en su propio antídoto.

Back to Top